Durante los primeros veintisiete años en La Asociación de Padres Adoptivos Nueva Vida, A.C., hoy Dedicados a hacer Mejores Familias, A.C., hemos estado trabajando para crear entre la sociedad mexicana una Cultura para la Adopción, a través de los distintos programas encaminados a apoyar a los futuros padres adoptivos, antes, durante y después de los procesos que llevan a cabo para formar una familia.

 

A través de los años hemos comprobado que el fruto de nuestro trabajo se refleja actualmente en familias integradas y felices. Estas experiencias nos han permitido, cada día profesionalizar aún más los programas que tenemos destinados para la preparación.

 

Por todo ello y por todo lo que hemos compartido y trabajado con aquellos que ya son o se convertirán en padres, nos ha dado, en Mejores Familias / Nueva Vida, la pauta para continuar nuestra labor cada vez con más entusiasmo y creatividad, intentando siempre ofrecer lo mejor en pro de las familias que llegan con una esperanza de convertirse en padres o de serlo con mayor éxito.

 

Mejores Familias, se crea como una necesidad de integrar nuevos programas que buscan profesionalizar el trabajo de instituciones, organizaciones y de distintos ámbitos de la sociedad que pueden, a partir de su operación y desarrollo profesional, engrandecer esta Cultura para la Adopción.

 

“Mientras exista un solo niño(a) viviendo una vida sin pertenencia, condicionada y sin un futuro promisorio, tenemos que comprometernos, como nación, a realizar un trabajo exhaustivo con acciones que de una vez resuelvan la situación jurídica, social, psicológica o de cualquier otra índole, para darles oportunidad a estos seres humanos, que son el futuro de México, a vivir una vida más digna, y de ser posible dentro de un seno familiar que les ofrezca seguridad y felicidad. Hay que tomar conciencia y formar una cultura de protección para estos niños(as) y no permitir más este tipo de vida a la que son sometidos y a la cual ya nos acostumbramos a ver como una forma más de subsistencia.”

 

En los talleres, los participantes encuentran un espacio donde trabajar su duelo por la infertilidad vivida, su decisión de adoptar se vuelve más madura y consciente; la familia, ya sea en pareja o solteras, fortalece su decisión y su relación para lograr mejores vínculos con los hijos por venir; se prepara para enfrentar cualquier situación como familia adoptiva; se logra comprender el sentir de los hijos adoptivos con relación a su identidad y pertenencia; la verdad sobre los orígenes predomina en todos los conceptos que se manejan durante las dinámicas; se logra tener una visión más realista y saludable de lo que será la paternidad y la compenetración con la familia extensa.

 

Historia